No soy más que un humano como vosotros

No soy más que un humano como vosotros
Muhammad es un verdadero personaje histórico. Sin él el Islam no habría podido expandirse y difundirse. Nunca dudó en declarar que es un ser humano más cuyo fin es la muerte y que él también pide perdón y compasión de Dios, alabado sea. Antes de su muerte quiso limpiar su consciencia de cualquier descuido que hubiese cometido, así que se subió a su púlpito y dijo: ¡Musulmanes! Si he pegado a alguien aquí tenéis mi espalda para vengaros, si le he quitado dinero, mi dinero es suyo.

Relacionado: