La dignificación de Dios al hombre

La dignificación de Dios al hombre
"El Islam, que es la Ley de Dios, es evidente en la naturaleza que nos rodea. Las montañas, los océanos, los planetas y las estrellas se mueven en órbita por orden de Allah. Están en un estado de sumisión al mandamiento de Allah, su Creador, tal y como lo están los personajes de una historia, y el mejor ejemplo es aquel de Allah. Ni hablan ni actúan excepto según lo que ha decidido para ellos el autor. De ésta forma, cada átomo en este universo, incluso en los objetos inertes, está también en un estado de sumisión. No obstante, los humanos son la excepción de esta regla, ya que Allah les ha otorgado la libertad de elegir. El hombre tiene la opción de someterse al mandamiento divino de Allah, o crear sus propias leyes y su propia religión de la forma que quiera. Desafortunadamente, ha elegido la segunda opción la mayoría de las veces.

Relacionado: